Manualidades con palillos: una casa muy fácil

Casa de palitos de helado fáciles para niños

¡Con palillos o palitos de helado puedes hacer manualidades asombrosas! El mundo de las manualidades nos sorprende por la gran cantidad de alternativas que tiene, no solo para niños sino para cualquier persona que quiera entretenerse haciendo algo útil o decorativo como lo que os proponemos en esta entrada. Se trata de una casa hecha con palitos de helado de madera y para lo que no necesitaréis ningún plano especial, solo paciencia y tener bien en mente lo que queréis.

Crear una casa de palitos de helado (o abetelenguas) es una excelente actividad para desarrollar la creatividad y motricidad fina en los niños. Este proyecto simple no solo es divertido, sino que también enseña a los pequeños sobre construcción básica y diseño. Para comenzar, solo necesitas palitos de helado, pegamento no tóxico y algo de cartulina para la estructura base, asegurando así que la manualidad sea segura y accesible para los más chicos.

Al la hora de hacer casitas de palitos de helado, es importante que los niños puedan expresar su imaginación. Pueden pintar los palitos antes de pegarlos o agregarles detalles como papel de colores, botones o cuentas, transformando la manualidad en una obra de arte única. Incluso, con la supervisión adecuada, pueden aprender a cortar los palitos con un cúter de seguridad para personalizar aún más su pequeña construcción.

Podréis utilizarla como juguete para los niños o incluso como refugio para un hámster o para un pájaro, por ejemplo. Para su elaboración necesitaremos un montón de palitos de helado (aunque pueden adquirirse palitos similares en una tienda de manualidades); pegamento, un cuchillo o cutter y unas tijeras.

tutorial-para-construir-casa-con-palitos-de-madera

El armado de la casita comienza con la base y las paredes, seguido por el tejado, que puede ser de una o dos aguas dependiendo del gusto y habilidad del niño. La clave está en la simpleza del diseño, lo cual no solo facilita la construcción sino que también evita la frustración en los pequeños constructores. Además, este tipo de proyectos favorece la paciencia y la concentración, habilidades esenciales en su desarrollo.

Para que sea mucho más sencilla de hacer, especialmente para los niños, utilizaremos cartulina sobre la cual pegaremos los palitos y tengan una mayor resistencia. Comenzaremos recortando un trozo de cartulina un centímetro más larga que el largo y que el ancho de todos los palitos que formarán una pared de la casa por ejemplo.

como-hacer-casa-con-palos-de-helado

Cuando tengamos recortadas las cuatro cartulinas, pegaremos los palillos con cola lo más centrados posibles en la cartulina, de forma que quede aproximadamente un centímetro de cartulina por todos lados. No te olvides dejar espacio para la puerta!

construir-casa-con-palitos-de-helado

Una vez hechas las ventanas, procederemos a doblar la cartulina hacia adentro haciendo un bisel en ángulo recto. Esto nos permitirá pegarlo al siguiente trozo de pared de la casa, así hasta hacer las cuatro paredes. De esta forma tan sencilla los peques de la casa no se equivocarán y podrán hacer la casa de una manera mucho más sencilla.

casa-decorativa-hecha-con-palitos-de-helado

Cuando tengamos las cuatro paredes de la casa solo nos quedará el tejado. Podremos hacerlo de la forma que queramos, pero intentando medir la cartulina y que quede sobrante para poder hacer el bisel y poder pegarlo al interior de la casa desde la parte inferior. Con un poco de maña y paciencia se puede conseguir incluso que la casita tenga chimenea, algo que puede parecer complejo en un principio, pero al final sucede como todo, es cuestión de proponérselo.

Una vez terminada la construcción, llega el momento más esperado: decorar la casita. Aquí es donde los niños pueden dejar volar su imaginación, utilizando materiales como telas, papeles de colores, y pequeñas figuras para dar vida a su creación. Es también una oportunidad para enseñar sobre reciclaje y reutilización de materiales, ya que muchos elementos decorativos pueden ser obtenidos de objetos que tenemos en casa. Así, la casa de palitos de helado se convierte en una manualidad educativa y sostenible.

Para los niños más pequeños, es recomendable preparar las piezas de antemano y guiarlos en el proceso de ensamblaje. Así, pueden centrarse en el pegado y decoración de la casita, etapas en las que pueden ejercer mayor independencia. Este enfoque paso a paso ayuda a mantener el interés de los niños y les proporciona una sensación de logro al ver cómo sus esfuerzos se materializan en una adorable casita de palitos.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *