Cómo hacer cajas decoradas para regalos en casa

Como forrar una caja de regalo

Forrar una caja de regalo es un paso crucial para darle un acabado profesional y personalizado. Para comenzar, necesitarás elegir el papel adecuado que se alinee con la ocasión. Puede ser papel de regalo, papel kraft o incluso tela para un toque más sofisticado. Asegúrate de tener suficiente material para cubrir completamente la caja, incluyendo los bordes y las esquinas.

En el post de hoy vamos a ver cómo decorar cajas y personalizarlas con fotografías con un DIY. En más de una ocasión nos planteamos la necesidad de utilizar cajas de madera o cartón para guardar diferentes tipos de objetos. En muchos casos, la decoración de éstas no es excesivamente atractivas, y no combinan con el estilo que tenemos pensado para nuestro regalo, por ese motivo vamos plantear la alternativa de decorar nuestras propias cajas, de manera que podamos darle un toque mucho más personal y acorde con nuestros gustos.

En primer lugar vamos a necesitar una serie de materiales que nos permitirán crear nuestra caja personalizada, los cuales vamos a detallar:

  • Una caja de madera o cartón.
  • Fotografías.
  • Pegamento o cola.
  • Papel de calco.
  • Papel de seda.
  • Servilletas decorativas de papel.
  • Forro de plástico adhesivo.

como-decorar-una-caja-de-carton
Lo primero que debemos hacer es seleccionar las fotos que deseamos que aparezcan en el fondo de nuestra caja. No es necesario que tengan una gran resolución, ya que no serán las verdaderas protagonistas. Debemos pegarlas a la caja colocándolas de manera que quede cubierta en su totalidad. La parte de debajo de la caja, la base, debemos cubrirla con papel de seda para que no se vean las imperfecciones del pegado de las fotografías.

decorar-cajas-de-carton-paso-a-paso

Una vez estén pegadas correctamente, forraremos la totalidad de la caja con papel de calco para lograr que el fondo quede más tenue y podamos colocar encima aquellas fotos que deseamos que sean las protagonistas. En la base de la caja, como no se verá, podemos pegar cartulina de algún color.

decorar-paso-a-paso-una-caja-de-carton

Pegamos las fotos y podemos incluir algún detalle más que acompañe las imágenes, ya sea con papel de seda o con las servilletas estampadas que hayamos elegido (corazones, estrellas… cualquier cosa que se nos ocurra) e incluso con cartulinas.

como-decorar-facilmente-una-caja-de-carton

Finalmente, es el momento de los detalles. Las esquinas y los bordes pueden ser complicados, así que tómate tu tiempo para doblar y pegar con precisión. Para un acabado impecable, puedes utilizar cintas adhesivas de doble cara en los bordes internos. Este método asegura que el papel quede bien sujeto y proporciona un aspecto limpio y profesional a tu caja de regalo.

Como hacer una caja de papel

Para iniciar el proceso de crear una caja de papel, lo primero que necesitarás es seleccionar el tipo de papel. Opta por uno que sea lo suficientemente firme como para sostener su forma, pero a la vez maleable para doblarlo con facilidad. El papel de scrapbook es ideal por su variedad de diseños y su grosor perfecto. Una vez elegido el papel, deberás cortar un cuadrado del tamaño deseado, que será la base de tu caja.

El siguiente paso es realizar los dobleces precisos. Con la ayuda de una regla y un objeto punzante, como un bolígrafo sin tinta, marca las líneas por donde doblarás el papel. Deberás doblar hacia adentro cada uno de los cuatro bordes del cuadrado, formando un pliegue en cada lado. Es crucial que estos dobleces sean nítidos y exactos, ya que determinarán la simetría final de la caja.

Luego, en cada una de las cuatro esquinas del cuadrado, corta una línea recta desde el borde hasta el cruce de los pliegues, creando así solapas. Estas solapas serán las que permitirán unir los lados de la caja. Aplica pegamento o cinta adhesiva de doble cara en las solapas y pega cada una a la parte interior del lado adyacente. Asegúrate de que las esquinas queden bien unidas para que la caja tenga estabilidad y firmeza.

Para la tapa de la caja, el procedimiento es similar, pero con una pequeña variación en las medidas. El cuadrado de papel debe ser ligeramente más grande, aproximadamente 0.5 cm más en cada lado, para que la tapa pueda encajar sobre la base sin problemas. Realiza los mismos dobleces y cortes que con la base, y une las solapas con pegamento o cinta. Al finalizar, tendrás una tapa que se ajusta a la perfección sobre la caja.

Una vez armada, es momento de darle tu toque personal. Puedes decorar la caja con etiquetas, cintas, botones o cualquier adorno que refleje tu estilo o el del destinatario del regalo. La decoración puede ser tan simple o elaborada como desees, desde un minimalista lazo hasta un collage completo que cubra toda la superficie. Con tu creatividad, convertirás una simple caja de papel en un envoltorio único y especial.

Ideas de cajas decoradas para regalos

Caja regalo corazón con rosa y pétalos.

Una caja de regalo temática es una forma fantástica de realzar la experiencia de dar y recibir un presente. Por ejemplo, si el regalo es para un amante de la música, puedes decorar la caja con partituras y notas musicales. Utiliza el decoupage para adherir trozos de partituras en la caja, y para un toque final, añade una pequeña guitarra de papel o un adorno relacionado con la música.

Para ocasiones románticas como aniversarios o San Valentín, una caja adornada con corazones y elementos en rojo y rosa será un acierto seguro. Puedes cortar corazones de cartulina o fieltro y pegarlos en la caja formando un patrón. Incluso puede ser más especial si incluyes corazones con mensajes escritos a mano que expresen tus sentimientos hacia la persona que recibirá el regalo.

Si la caja es para un cumpleaños, opta por una decoración festiva y llena de color. Usa papel de seda de varios colores para crear un efecto de confeti y combínalo con cintas y lazos brillantes. Personaliza la caja con el nombre del cumpleañero y fecha, o incluso con un mensaje de cumpleaños, haciendo que el empaque sea tan especial como el regalo en sí.

Para los amantes de la naturaleza y lo rústico, una caja decorada con elementos naturales como hojas secas, ramitas y flores prensadas puede ser una hermosa opción. Pega estos elementos naturalmente elegantes sobre la caja, y usa cuerdas de yute o cinta de arpillera para mantener un estilo coherente, transmitiendo un mensaje de amor por el medio ambiente y lo artesanal.

Finalmente, para los niños o para aquellos que conservan su espíritu infantil, las cajas decoradas con personajes de dibujos animados o temas de cuentos desatarán la imaginación y la alegría. Utiliza recortes de revistas, stickers o imprime imágenes de sus personajes favoritos. Crea un pequeño mundo temático en la caja que convertirá el regalo en una experiencia mágica y memorable.

Como forrar una caja con cartulina

Forrar una caja con cartulina es una técnica sencilla y muy similar a lo explicado más arriba. Puede transformar completamente la apariencia de tu regalo, dándole un look refinado y colorido. Para comenzar, elige una cartulina que combine con la temática del regalo o la ocasión especial. Mide la caja y corta la cartulina de manera que tengas suficiente para cubrir cada lado, dejando un margen para los dobleces.

Antes de aplicar la cartulina, limpia bien la superficie de la caja para asegurarte de que el pegamento se adhiera correctamente. Aplica una capa fina de pegamento en uno de los lados y coloca cuidadosamente la cartulina, alisándola para evitar burbujas de aire. Repite este proceso con los otros lados, asegurándote de que los bordes de la cartulina se sobrelapen ligeramente para evitar espacios sin cubrir.

Para los bordes y esquinas, realiza cortes en la cartulina que te permitirán doblarla y ajustarla con precisión. Puedes usar un objeto con punta roma, como un bolígrafo que no pinte, para marcar los dobleces y conseguir un acabado nítido y profesional. Asegúrate de que las esquinas queden perfectamente forradas, ya que esto dará a tu caja un acabado más pulido y duradero.

Una vez que todos los lados estén forrados, puedes agregar detalles adicionales como bordes decorativos con una cartulina de contraste o incluso usar técnicas de scrapbooking para embellecer tu caja. Esto no solo refuerza los bordes sino que añade un toque de creatividad y personalización a tu regalo. Recuerda que los pequeños detalles hacen una gran diferencia en la presentación final.

Finalmente, para proteger tu trabajo y darle un acabado más resistente, puedes cubrir la cartulina forrada con una capa de barniz transparente o usar forro adhesivo transparente. Esto no solo protegerá la cartulina de rasguños y desgaste, sino que también le dará un brillo sutil que realzará los colores y el diseño de tu caja decorada.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *