nudo simple pulsera

Cómo hacer 6 nudos para pulseras paso a paso

nudo simple fácilHoy vamos a explicarte seis tipos de nudos diferentes para atar tus pulseras y que te queden siempre perfectas. Aprende a hacer diferentes cierres para tus pulseras de macramé, de cuero o de cualquier material.

Seguro que muchas no conocéis la gran cantidad de nudos que existen y es que es todo un arte! Nudos trenzados, el corredizo de toda la vida, nudo celta… Pero no te adelanto más, si te gusta o quieres iniciarte en el mundo de hacer pulseras no puedes perderte este post!

nudo simple pulsera

1. Nudo de cierre simple con abalorio

– Coge un extremo de la pulsera, dóblalo por la mitad y haz un ojal con un nudo simple.
– Anuda en el otro extremo un abalorio que pase a través del ojal, pero que no salga de este fácilmente.

2. Nudo deslizante

– Junta los dos extremos de la pulsera, crúzalos, pasa otro hilo de unos cinco centímetros por debajo y haz un nudo simple en la parte de arriba.
– Haz un nudo cuadrado con la técnica de macramé, hasta conseguir un tejido en espiral de entre uno y dos centímetros, sin apretarlo. Asegúrate de que es corredizo.
– Anuda abalorios en los extremos de los cordones para evitar que se deshaga el nudo.

3. Nudo plano de dos colores

– Corta una tira larga y una corta del mismo color y otra larga de otro color.
– Junta las puntas de la tira corta y dóblala por la mitad, uniendo el doblez con los extremos de las tiras largas.
– Deja unos centímetros libres en un extremo y haz un nudo.
– Sujeta el extremo, dejando los hilos más cortos en el centro.
– Pasa el extremo de la izquierda por encima del centro y coloca el extremo de la derecha encima, formando una especie de cuatro.
– Pasa el extremo derecho por debajo de los cabos del centro y por el medio del de la izquierda y aprieta.
– Haz lo mismo con el otro lado, pero de forma invertida, formando una «p», en vez de un cuatro.
– Ve formando espirales así, hasta conseguir el largo deseado y termínala con un nudo simple.

4. Nudo para pulseras de cabo

– Con una tira larga de hilo haz una forma circular, colocando los extremos donde irán los nudos.
– Coge el extremo de abajo y haz un doblez a unos extremos del borde.
– Colócalo encima del hilo y sujétalo con los dedos.
– Coge la punta del hilo corto resultante y enróllalo junto a la abertura.
– En la tercera vuelta, introduce la punta por el ojal.
– Aprieta el nudo. Si está bien hecho, será corredizo.
– Haz lo mismo con la otra punta.

5. Pulsera de nudo onda

– Corta una tira de hilo de color básico.
– Corta tres tiras el doble de largas que esta de diferente color.
– Dóblalas por la mitad.
– Haz un nudo simple a unos centímetros de los extremos.
– Corta por la mitad los dobleces y sujeta la pulsera.
– Deja los dos hilos base en el centro.
– Coloca el resto en la parte izquierda, separándolos por colores.
– Coge el primer hilo de color de la derecha.
– Colócalo sobre el hilo base, formando un cuatro.
– Pasa la punta por el medio de los hilos base y por debajo del de la izquierda y aprieta.
– Hazlo de nuevo con el mismo hilo.
– Repite el procedimiento con el hilo base de la derecha, haciendo dos nudos.
– Repite lo mismo con los siguientes hilos, siguiendo el orden. No aprietes mucho a partir del tercer hilo y ve dándole forma a la pulsera.
– Una vez estén todos los hilos de nuevo en la parte derecha, repite el mismo procedimiento a la inversa, formando una «p», en vez de un cuatro.
– Continúa hasta conseguir el largo deseado.
– Ciérrala con un nudo simple.

6. Nudo cuadrado

– Haz bucles en los extremos de dos hilos.
– Haz un medio nudo, introduciendo el extremo exterior del hilo izquierdo en el ojal del derecho y el del derecho en el ojal del izquierdo.
– Repítelo a la inversa y aprieta.
– Repite el mismo proceso, haciendo otro medio nudo.
– Pasa el extremo interior izquierdo por el ojal superior del mismo lado y haz lo mismo con el derecho.
– Tira por los extremos interiores, hasta que se peguen a los nudos.
– Repite el procedimiento hasta conseguir el largo deseado.
– Termínala con un nudo plano.
¡Ahora ya tienes varias opciones para tus pulseras y brazaletes! ¿Has visto qué fácil?

Nudos para pulseras que no se desatan

Al crear pulseras artesanales, una de las mayores preocupaciones suele ser que los nudos se desaten con el uso. Para evitar esto, es clave seleccionar el tipo de nudo adecuado. El nudo corredizo doble es una excelente opción, ya que al hacer dos lazos corredizos uno sobre otro, se incrementa la fricción y, por ende, la seguridad del cierre. Este nudo permite ajustar la pulsera al tamaño deseado y se mantiene firme durante el uso diario.

El nudo cuadrado es otro aliado indiscutible en la fabricación de pulseras duraderas. Este nudo, también conocido como nudo reef o nudo de rizo, consiste en intercalar nudos simples de manera que se bloqueen entre sí. Es ideal para pulseras de macramé y resulta ser uno de los nudos más estables, evitando que la pulsera se desate incluso con movimientos bruscos o constantes.

Para los amantes de las pulseras de cuero o cordón grueso, el nudo de ocho ofrece una solución robusta y estética. Este nudo, que se asemeja visualmente al número ocho, proporciona un punto de anclaje seguro y es especialmente útil en materiales resbaladizos. Su estructura compleja minimiza las posibilidades de que se afloje con el tiempo, lo que garantiza una mayor durabilidad de la pulsera.

En el caso de pulseras que requieren un cierre más decorativo y funcional, el nudo de botón turco o cabeza de turco es ideal. Este nudo ornamental no sólo es atractivo a la vista, sino que su diseño intrincado impide que se deshaga fácilmente. Además, añade un toque único al diseño de la pulsera, sirviendo tanto de cierre como de elemento estético focal.

Cuando se buscan nudos para pulseras que no se desaten, también se puede recurrir al nudo de cirujano. Este es una variante del nudo cuadrado, pero con un giro adicional que añade seguridad. Es particularmente útil en materiales resbaladizos como la seda o el nailon. Al hacer un tercer lazo antes de apretar el segundo nudo, se crea una resistencia adicional que previene que la pulsera se suelte con facilidad.

Nudos para pulseras de hilo

Las pulseras de hilo son una forma creativa y colorida de expresar tu estilo personal. Uno de los tipos de nudos más utilizados en su elaboración es el nudo plano, también conocido como nudo de macramé. Este nudo no solo es básico para empezar y terminar pulseras, sino que también permite crear patrones y texturas atractivas en tus diseños. Es ideal para principiantes y expertos en la creación de joyería artesanal.

Otro nudo esencial en el arte de las pulseras de hilo es el nudo corredizo, que permite ajustar la pulsera al tamaño de la muñeca con facilidad. Este nudo funcional agrega un aspecto práctico a la pulsera, ya que hace que sea fácil de poner y quitar. Además, es perfecto para pulseras de amistad, ya que se adapta a diferentes tamaños, lo que lo hace ideal para regalar.

Aquellos que buscan un reto adicional pueden probar el nudo chevrón, que crea un patrón en zigzag muy popular. Este nudo puede parecer complejo al principio, pero una vez que te familiarizas con el proceso, es posible crear combinaciones de colores y diseños impresionantes que seguro captarán la atención de todos.

Finalmente, para los amantes de los detalles, el nudo de la escalera es una excelente opción. Este nudo se caracteriza por su aspecto de escalones y es un poco más avanzado, pero brinda un resultado sofisticado y elegante. La precisión y la paciencia son clave para lograr este nudo, convirtiendo el proceso de creación de la pulsera en una meditativa y gratificante experiencia de manualidades.

Tipos de nudos para pulseras

Guía visual de tipos de nudos.

En el mundo de la bisutería artesanal, el nudo plano de macramé es uno de los más populares para la creación de pulseras. Este nudo consiste en una serie de lazos entrelazados que se aprietan para formar una banda plana y uniforme. Es ideal para pulseras de hilo por su versatilidad y la posibilidad de incorporar múltiples colores, creando patrones únicos y personalizados para cada diseño.

Otro tipo de nudo muy utilizado es el nudo corredizo, también conocido como nudo deslizante. Este nudo es perfecto para ajustar la pulsera al tamaño de la muñeca, ya que permite que se amplíe o reduzca fácilmente. La funcionalidad y simplicidad del nudo corredizo lo hacen un favorito para las pulseras de amistad, además de ser una opción práctica para quienes buscan comodidad al ponérselas y quitárselas.

Manos haciendo nudo con cuerdas coloridas.
nudo serpiente

Para aquellos que prefieren un diseño más elaborado, el nudo de serpiente o nudo espiral es una excelente elección. Este nudo crea un efecto de torsión que recuerda al movimiento ondulante de una serpiente, aportando textura y dinamismo a la pulsera. Aunque puede requerir un poco más de práctica, el resultado es una pieza llamativa que se destaca por su originalidad y estilo.

Manos atando nudos de cuerda, tijeras, herramientas.
nudo de pez

El nudo de pez es otro nudo decorativo que añade una estética distintiva a cualquier pulsera. Este nudo imita la forma de las escamas de un pez, ofreciendo un efecto visual atractivo y un tacto texturizado. Ideal para hilos de diferentes colores, el nudo de pez es una opción creativa para aquellos que desean experimentar y llevar su habilidad en la creación de pulseras a un nuevo nivel.

Instrucciones ilustradas para hacer nudo.
nudo cuadrado

Finalmente, no podemos olvidarnos del clásico nudo cuadrado, que es fundamental en la técnica de macramé. Este nudo se realiza alternando la posición de los hilos para formar un patrón de nudos entrelazados que aparecen como cuadrados. Es extremadamente versátil y puede ser la base para diseños más complejos, además de ser ideal para principiantes que están aprendiendo las técnicas básicas de anudado.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *